PedroJosePidal.jpg
Retrato de Pedro José Pidal y Carniado Commons
Pedro José Pidal y Carniado
, político, diplomático, académico e historiador. Nació en Villaviciosa (Principado de Asturias) en 1799 y murió en Madrid en 1865 a los 66 años de edad.
Fue Ministro de la Corona, senador y embajador en Roma. Fue recompensado con el título de I Marqués de la Casa Pidal y Vizconde de Villaviciosa y recibió la condecoración más importante de la monarquía española, el Toisón de Oro.
Familia
Era hijo de José Pidal y Antonia Carniado, ambos nobles pero de escasos recursos económicos. Cuñado de Alejandro Mon. Se casó con Manuela Mon y Menéndez, y tuvo con ella tres hijos: Luis Pidal y Mon, II marqués de Pidal, Alejandro y Ramona.
Formación
Estudió en las Facultades de Filosofía y Jurisprudencia de la Universidad de Oviedo y en 1822 se licenció en Leyes y Cánones, en cuyo claustro se doctoró más tarde.
Inicios liberales
En 1820 fue miembro de la Compañía Literaria, bajo la dirección de algunos profesores de Oviedo partidarios de la sublevación de Rafael de Riego contra el absolutismo de Fernando VII.En Oviedo contribuyó a fundar en 1820 el periódico de orientación liberal El Ciudadano del que fue redactor, y al año siguiente editó el periódico El Aristarco, de tendencia conservadora moderada, y colaboró en diversas revistas asturianas.
Estancia en Madrid
En 1822 se estableció en Madrid para ejercer como pasante en un famoso bufete de abogados. No abandonó por ello su militancia política, ni su actividad periodística.En 1827, ante el peligro de una nueva invasión francesa, Pidal siguió al gobierno constitucional a Sevilla y luego a Cádiz. Desde la hojas de El Espectador, continuó defendiendo el constitucionalismo y llamó a la resistencia contra la ocupación extranjera. La reacción anticonstitucional que se produjo tras la intervención en España de los Cien Mil Hijos de San Luis, obligó a Pidal a mantenerse escondido en Cádiz y el Puerto de Santa María durante todo ese año. En 1828 regresó a Oviedo, donde fue detenido y encarcelado, ya que pesaba sobre él una condena de ocho años de prisión por haber participado en el alzamiento de 1820. Sin embargo, se benefició del indulto general que otorgó Fernando VII y fue puesto en libertad al cabo de pocos días.
Rehabilitación política
Tras la muerte de Fernando VII en 1833 pudo volver a ocupar cargos políticos: en 1834 fue designado alcalde mayor de la localidad asturiana de Cangas de Narcea, y, poco después lo nombraron juez de Villafranca del Bierzo y de Lugo. En 1837 obtuvo el cargo de oidor en la Audiencia de Pamplona En 1838, fue nombrado fiscal togado del Tribunal Mayor de Cuentas,
Diputado
En 1838 fue elegido diputado por Asturias; se dio a conocer en la palestra política con un polémico discurso en el que reclamó el restablecimiento de los diezmos eclesiásticos, recién abolidos por Mendizábal.
Ministro
En 1844 fue nombrado ministro de la Gobernación por el general Ramón Narváez líder del Partido Moderado , cargo que dejó en 1847 para volver en 1848 como ministro de Estado y acompañó de nuevo como Ministro de Exteriores a Narváez en el gobierno formado en 1856. Había presidido antes el Congreso de los DiputadosComo ministro de Gobernación, fue el principal artífice de las leyes que impulsaron la centralización de la administración provincial y local, así como de las que instituyeron la reforma educativa y la del servicio de Correos, y de diversas medidas destinadas a mejorar las infraestructuras y las comunicaciones.
Legado
Siendo Ministro de Gobernación con el gobierno moderado en 1845 se hizo público el llamado "Plan Pidal", que establecía de forma decidida decididamente la enseñanza como derecho estatal:"La enseñanza de la juventud - decía- no es una mercancía que pueda dejarse entregada a la codicia de los especuladores, ni debe equipararse a las demás industrias en que domine sólo el interés privado".Como consecuencia de estos principios emitió una real orden cesando a todos los Rectores en ejercicio, cuya función asumieron los Jefes Políticos, quienes quedaron encargados de la reorganización de los centros conforme al nuevo Plan.Se calificó en él como establecimiento público de enseñanza aquel que en todo o en parte se sostiene con créditos votados por las Cortes en los Presupuestos Generales del Estado, y está controlado por el Gobierno.Los medios para conseguir la centralización y el control gubernamental, además de la inclusión en los Presupuestos, serían la unificación de los fondos, la integración de los catedráticos en un Cuerpo único, la configuración del Distrito universitario y la uniformidad de textos y programas.Por otra parte, todas las oposiciones a cátedra, así como la obtención del grado de Doctor, se celebrarían en Madrid (Universidad Central), cabeza de las diez universidades que permanecieron en pie a partir de esta reforma.En cuanto a la enseñanza, el plan eliminaba la libertad de textos, y estableció que que deberían ser aprobados cada tres años por el Consejo de Instrucción Pública. Este control y la dependencia administrativa de las autoridades académicas aseguraban el dominio estatal en la instrucción pública.Había triunfado, al fin, la idea propuesta en Sevilla hacía más de setenta años por Pablo de Olavide: la enseñanza como servicio público. Sistematizando toda la legislación publicada desde las Cortes de Cádiz y reuniéndola en un solo texto legal, se emancipaba la Universidad de la vieja tutela eclesiástica, pero no para quedar más libre sino para someterse a otro amo no menos severo, el Estado, que seguía siendo confesional, pero muy celoso de sus derechos.Pero el plan de 1845 nació herido de muerte porque no logró convencer ni a liberales ni a conservadores. A los liberales y los radicales de izquierda el plan supone un control excesivo del Estado y una limitación de la libertad de pensamiento; para los clericales, estas medidas favorecían la secularización de la enseñanza.Tras un breve período de secularización, la firma del Concordato con la Santa Sede en 1851 devuelve la enseñanza al dominio eclesiástico. En este proyecto intervinieron en su confección otras personalidades, como Antonio Gil de Zárate; este plan fue el precedente más importante de la decisiva reforma educativa conocida como Ley Moyano de 1857.
Diplomático
En 1857 fue nombrado embajador en Roma
Periodismo y publicaciones
Dirigió y creó junto a Ignacio Gironella la Revista de Madrid y colaboró en El Espectador y las Crónicas políticas desde 1841.Pedro José Pidal escribió prolijamente sobre historia, literatura e historia del derecho españoles, además de algún que otro poema. La mayor parte de su obra literaria se hallan recogidos en los póstumos Estudios literarios (1890-1896) en dos volúmenes, que acoge también algunos apuntes autobiográficos. Dejó al morir una importante biblioteca, en la que figuraba el códice del Cantar de Mío Cid.
Fallecimiento
Paralítico desde 1859 fue nombrado senador vitalicio y falleció en Madrid en1865; está enterrado en la Colegiata de Covadonga.
Academias
En 1843 ingresó en la Academia de Jurisprudencia y Legislación de la que llegó a ser Presidente.En 1844 fue elegido miembro de número de la Real Academia Española, en la que ingresó con un discurso titulado Formación del lenguaje vulgar en los Códigos españoles.
Reconocimientos honoríficos
Retrato fotográfico de Pedro José Pidal y Carniado.jpg
Retrato de Pedro José Pidal y Carniado, tomado por el famoso fotógrafo francés Disdéri en 1859.

  • I Marqués de Pidal y Vizconde de Villaviciosa,
  • Benefactor del Real Sitio de Covadonga
  • En 1864 recibió la condecoración más importante de la monarquía española, el Toisón de Oro.
  • Ostentó los títulos de Gentilhombre de Su Majestad,
  • Gran cruz de Carlos III, de la de San Fernando y del Mérito de Nápoles, de la Pontificia de Pío IX, de la del León Neerlandés, de las de Cristo y Villaviciosa de Portugal, de la de Leopoldo de Bélgica, de la de San Mauricio y San Lázaro de Cerdeña, de la de San Alejandro de Rusia, de la de la Legión de Honor de Francia, de la de Leopoldo de Austria, de la de Nischam Iftijar de Turquía, de la del Sol y el León de Persia.

Volver a la página de inicio
Fuentes
Pedro José Pidal. El tesorodeoviedo.es
Plan Pidal 1845. personal.us.es
Pedro José Pidal. Victoria Horrillo Ledesma. mcnbiografias.com
Editor: FRB