Alfonso_II_asturias.jpg
Alfonso II de Asturias . Commons
Alfonso II de Asturias
, rey, apodado El Casto, nació en Oviedo hacia el año 760 y murió en el 842 a los 82 años de edad.
La tradición afirma que bajo su reinado se produjo el descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago por un ermitaño en Compostela (814), hecho que convirtió ese lugar en un centro de peregrinación de toda la cristiandad.A Alfonso II le tocó vivir uno de los reinados más complicados de los primeros años de la Reconquista cristiana en la península Ibérica. Sin embargo, pese a las dificultades tuvo tiempo de embellecer Oviedo para convertirla en sede regia, y abrirse a la influencia carolingia .
Familia
Era hijo del rey Fruela I y de Munia de orígen vasco. Al morir su padre quedó al cargo de su tía Adosinda, esposa del rey Silo. No se casó nunca. Al no tener hijos le sucedió en el trono Ramiro I,
Primeras responsabilidades
Como sobrino del rey Silo, gobernó el Palatium Regis hasta que en el año 783 murió el monarca astur. Estos primeros años le aportaron una experiencia fundamental en la vida de la corte.
Proclamación de rey (1ª etapa)
A la muerte del rey Silo en el 783, fue coronado rey de Asturias, gracias al apoyo de su tía Adosinda y de los magnates de la corte, pero su tío Mauregato organizó una fuerte oposición y consiguió deponer a Alfonso, que buscó refugio en Álava entre sus parientes maternos.
Proclamación de rey (2ª etapa)
Cuando Bermudo I renunció al trono debido a su derrota en la batalla de Burbia, Alfonso II regresó a Asturias y fue coronado de nuevo rey en el 791.
Oviedo
Cuando fue coronado rey trasladó la capital de su reino a Oviedo, pequeña población que ya existía desde hacia algún tiempo; no sólo era donde él había nacido, sino que estaba bien protegida por los montes cercanos y, situada en posición más central que las anteriores capitales, Cangas de Onís y Pravia, desde Oviedo dominaba los pasos hacia Asturias occidental, Cantabria y la llanura del otro lado de las montañas del sur-Entre el 794 y el 795, Oviedo sufrió los primeros ataques musulmanes de los varios que debió afrontar durante su reinado. La ciudad que carecía de defensas, fue abandonado a su suerte y fue destruida y saqueada por el caudillo árabe Abd al-Malik.
Carlomagno
Para hacer frente a los musulmanes el rey asturiano inició estrechos contactos diplomáticos con los reyes de Pamplona y Carlomagno y su sucesor, Ludovico Pío. El contacto con la corte carolingia motivó la llegada a Asturias de influencias culturales, religiosas y políticas.
Reconquista
En una de sus campaña de reconquista llegó hasta Lisboa en el 798 y saqueó la ciudad. Aprovechando las disensiones en el gobierno de Córdoba, venció a los musulmanes en Lutos (794), Narón y en Anceo (825). También combatió en el río Orón (816). Gracias a las victorias sobre los musulmanes, afianzó su presencia en Galicia, León y Castilla, que reorganizó políticamente.
Resplandor de Oviedo
Alfonso II reconstruyó y engrandeció Oviedo, a imagen de Toledo, según un plan monumental, utilizando un estilo constructivo inspirado directamente en modelos romanos (renovatio).Fueron estos los orígenes del arte asturiano. Así, edificó un palacio que incluía la Cámara Santa (capilla relicario que existe aún hoy, donde se guardaban, además de reliquias traídas del sur, la valiosa Cruz de los Ángeles donada por el rey el año 808), la catedral de San Salvador al norte, y junto a esta la iglesia-panteón real de Santa María del Rey Casto y la de San Juan Bautista (hoy San Pelayo).Al suroeste, la iglesia de San Tirso. En el lado contrario estaba el monasterio de San Vicente, primitivo origen de la ciudad; también lo eran el palacio y la catedral, pero en este caso el monarca los levantó de nuevo casi por completo.Todo este conjunto estaba rodeado por una muralla. Fuera de ella, pero en las proximidades, construyó la iglesia y residencia regia de San Julián de los Prados (Santullano), una de las muestras más importantes del arte prerrománico asturiano, y algo más apartadas, las de San Pedro de Nora y Santa María de Bendones.El autor anónimo de la Crónica Albeldense manifiesta que Alfonso II instauró en Oviedo "todo el orden gótico toledano, tanto en la Iglesia como en Palacio".
Crisis
La situación interna del reinado de Alfonso II tuvo un momento de gravedad entre los años 801 y 808, cuando el rey fue obligado a retirarse al monasterio de Ablaña ante la presión de un grupo nobiliario.Recuperó el trono gracias al noble Teudano, poniendo en marcha desde ese momento una importante labor de reorganización del reino, vinculándose a la herencia visigoda para reforzar el poder real.
Panteón
Cuando falleció, el cadáver del rey Alfonso II recibió sepultura en el Panteón de reyes de la iglesia de Ntra. Sra. del Rey Casto de Oviedo, que el monarca había ordenado erigir, según refiere el Cronicón de Cardeña.No obstante, debido a la reconstrucción del Panteón de reyes de la Catedral de Oviedo, llevada a cabo a comienzos del siglo XVIII, resulta imposible en la actualidad identificar e individualizar los restos mortales del rey Alfonso II el Casto, que se cuenta entre los allí sepultados.
Volver a la página de inicio
Fuentes
Alfonso II de Asturias. Arteguias.com
Alfonso II El Casto. Artehistoria.jcyl.esAlfonso II de Asturias. Bernardo Gómez Álvarez mcnbiografias.com
Editor: FRB